- - 942 314 297 - 942 378 431 - - Juan de Herrera 20, 1B
[printfriendly]

¿Qué son los calculos renales y ureterales?

 Un cálculo o lito es una masa dura que se desarrolla a partir de cristales los cuales se encuentran en la orina dentro del tracto urinario. Pueden ser encontrados en el riñón o dentro del uréter (el tubo que saca la orina del riñón a la vejiga)

En el pasado, se conocía como la “enfermedad de la cenicienta”, ya que era un padecimiento frecuente pero con poca visibilidad publica. En nuestros días, mas personas están propensas a formar cálculos por los cambios en el estilo de vida y dieta occidental.

Datos de interés
Los cálculos son frecuentes: 1 de cada 10 personas formaran un cálculo en algún momento.
Tienes una posibilidad de 5 a 10% de formar cálculos durante tu vida.
Los hombres forman cálculos más frecuente que las mujeres con un ratio 3 a 1. Esta diferencia es menor debido quizás a los cambios del estilo de vida y la dieta.
Hay más posibilidad de formar un cálculo entre los 30 a 50 años.
Pacientes que forman cálculos lo hacen más de una vez en su vida.

Causas de los cálculos renales y ureterales

¿Qué es un cálculo?

Un cálculo es una masa sólida y dura que se puede formar en la vesícula biliar, la vejiga y los riñones. Estos tipos de cálculos tienen diferentes causas y se tratan de formas diferentes.

Este sección trata sobre los cálculos renales y ureterales. Estos se forman en el riñón y se quedan ahí o se desplazan al uréter (Fig. 1).

Los cálculos renales se forman cuando los minerales o sales ácidas de la orina cristalizan. La mayoría de los cálculos se expulsan al orinar. No obstante, algunas veces los cálculos se atascan en el uréter, bloquean el flujo normal de la orina y provocan síntomas. También puede que los cálculos sean demasiado grandes para salir del cuerpo. En ambos casos usted puede necesitar tratamiento para extraer el cálculo.

Fig. 1: El tracto urinario.

¿Qué provoca los cálculos renales?

Cualquier persona puede desarrollar un cálculo renal durante su vida. Los cálculos pueden formarse si hay un desequilibrio en la manera en que su cuerpo produce orina. Esto puede estar relacionado con cuánto bebe y si hay sustancias en su orina que desencadenan la formación de cálculos.

Los cálculos pueden tener también otras causas.

Algunas personas son más propensas a formar cálculos que otras. Usted tiene un riesgo alto si tiene:

  • Antecedentes familiares de litiasis
  • Un cálculo que contenga brushita, ácido úrico o urato
  • Cálculos provocados por una infección en su sistema urinario
  • Una enfermedad genética que le hace propenso a la formación de cálculos
  • Un estrechamiento de los uréteres
  • Una obstrucción en la unión del uréter con el riñón

 

Algunas enfermedades urológicas pueden aumentar el riesgo de litiasis:

  • Riñón con médula en esponja (un defecto de nacimiento)
  • Un quiste o una enfermedad llamada divertículo calicial
  • Reflujo vesicoureteral (un movimiento anormal de la orina dentro de los uréteres o riñones)
  • Riñón en herradura (un defecto de nacimiento)
  • Dilatación en uno de los uréteres, llamado ureterocele
  • Nefrocalcinosis (demasiado calcio en los riñones)

 

También se asocian algunas otras enfermedades con la litiasis. Como pueden ser:

  • Hiperparatiroidismo (producción excesiva de la hormona paratiroidea por las glándulas paratiroides)
  • Enfermedades gastrointestinales (derivación yeyuno-ileal, resección intestinal, enfermedad de Crohn, trastornos de malabsorción y derivación urinaria)
  • Sarcoidosis (inflamación que provoca pequeños acúmulos de células en varios órganos del cuerpo)

 

Además, la formación de cálculos se asocia con algunos medicamentos. Por favor, no suspenda ninguna medicación prescrita a menos que su médico se lo aconseje.

Síntomas de cálculos renales y ureterales

A menudo se asocian los cálculos renales y ureterales con dolor. No obstante, los síntomas pueden variar desde dolor intenso a nada de dolor, dependiendo de las características del cálculo, como el tamaño, forma, y localización del cálculo en el tracto urinario (Fig. 1).

Fig. 1: El tracto urinario

Cólico renal

Dolor intenso (cólico renal)

Si el cálculo bloquea el flujo normal de la orina a través del uréter usted sentirá dolor intenso, conocido como cólico renal. Esto supone un dolor agudo en la zona lumbar y el costado (la parte del cuerpo desde las costillas hasta la cadera) (Fig. 2).. Si el cálculo no está en el riñón sino en el uréter, usted puede sentir dolor en la ingle o el muslo. Los hombres también pueden tener dolor en los testículos

El cólico renal está provocado por un aumento repentino de la presión en el tracto urinario y en la pared de los uréteres. El dolor no es constante y no disminuye si cambia de posición. Se describe como una de las experiencias más dolorosas, similar a dar a luz.

Otros síntomas que pueden acompañar a un cólico renal son:

  • Náuseas
  • Vómitos
  • Sangre en la orina (la orina tiene color rosado)
  • Micciones dolorosas
  • Fiebre

 

El cólico renal es una situación de urgencia y usted debe ponerse en contacto con su médico de familia o con el hospital más cercano para aliviar el dolor. En caso de fiebre alta usted debe buscar ayuda médica inmediatamente.

Fig. 2: Área de posible dolor del cólico renal.

Dolor sordo

Dolor sordo o ningún síntoma

Los cálculos también pueden provocar un dolor sordo, recurrente en el costado. Este tipo de dolor también puede ser un síntoma de otras enfermedades, de forma que tendrá que realizar pruebas médicas para averiguar si usted tiene cálculos renales o ureterales.
Algunos cálculos no provocan ninguna molestia. Éstos se llaman cálculos asintomáticos y son normalmente pequeños. Por lo general, los cálculos asintomáticos se descubren durante una radiografía u otro procedimiento por imagen para otras enfermedades.

 

Diagnóstico de los cálculos renales y ureterales

El médico realiza una serie de pruebas para descubrir qué provoca los síntomas. A esto se le llama diagnóstico. Primero, el médico o personal de enfermería le preguntarán sus antecedentes médicos y realizarán una exploración física. Después, realizarán pruebas de imagen y otras pruebas si son necesarias.

Técnicas de imagen

Técnicas de imagen

Para localizar el cálculo, el médico tiene que realizar pruebas de imagen de sus órganos internos. Se le realizará una ecografía (también conocida como ultrasonidos), que emplea sonidos de alta frecuencia para crear una imagen. Además de la ecografía, puede que usted necesite una radiografía del tracto urinario.

El médico puede ver si el cálculo provoca una obstrucción comprobando si el sistema colector de orina está aumentado de tamaño (Fig. 1).
Otro método frecuente de diagnóstico es la TC (tomografía computarizada). Para la litiasis se realiza una tomografía computarizada sin contraste (TCSC), que puede mostrar claramente el tamaño, la forma y el densidad del cálculo.

En algunas ocasiones su médico puede decidir realizar una TC con contraste o una urografía intravenosa. Estas imágenes aportan información adicional sobre la función del riñón y su anatomía.

Análisis del cálculo

Análisis del cálculo y otras pruebas

En caso de cólico renal, su orina y sangre son analizadas para ver si tiene una infección o fallo renal.

Si existe la posibilidad de que su cálculo sea expulsado con la orina, su médico puede recomendar que usted filtre la orina para recoger el cálculo. El médico lo analizará para saber qué tipo de cálculo tiene. Esta información es importante porque permite seleccionar las mejores opciones de tratamiento y prevención.

Si usted tiene un alto riesgo de formar más cálculos, se le realizarán unas pruebas adicionales llamadas evaluación metabólica. Estas pruebas y las razones por las cuales hay que realizarlas se describen en otra sección sobre: Evaluación metabólica para cálculos renales y ureterales.

Evaluación metabólica

Evaluación metabólica para cálculos renales y ureterales

Si usted tiene alto riesgo de formar más cálculos (ver Causas de cálculos renales y ureterales), su médico le hará una evaluación metabólica. Esto es una serie de análisis de sangre y orina para determinar qué tratamiento adicional puede necesitar.

Dependiendo de los resultados de las pruebas, usted puede recibir medicación. Generalmente, la medicación provocará pocos o ningún efecto secundario. En adición, es útil considerar cambios en el estilo de vida (ver Prevención y recurrencia de cálculos). Su médico le comentará su situación individual y sus opciones de tratamiento.

Como parte de la evaluación metabólica, su médico le pedirá que recoja la orina en 2 períodos diferentes de 24 horas. Esto se realiza unas 3 semanas después de que su cálculo se haya eliminado o haya sido extraído. Se mide la cantidad de orina y los niveles de diferentes sustancias en la orina.

Hecho interesante
Las sustancias de la orina incluyen calcio, magnesio, oxalato y ácido úrico.

Entre 2 o 3 meses después del inicio de la medicación, el médico tomará otra muestra de orina para comprobar si debe ajustarse la dosis. En gran medida, el tratamiento depende del tipo de cálculo que tenía.

Cálculos de oxalato cálcico

Si usted ha tenido un cálculo de oxalato cálcico puede tener un alto riesgo de formar más cálculos, pero este no es siempre el caso. Después de haber tenido un cálculo de oxalato cálcico usted debe:

  • Comer menos comidas ricas en oxalatos (por ejemplo ruibarbo, remolacha, okra, espinaca, acelga, batata, té, chocolate y productos de soja)
  • Reducir el consumo de alimentos ricos en purina
  • No tome más de la cantidad diaria recomendada de vitamina C

En todos los casos, consulte con su médico para un consejo personalizado

Si la evaluación metabólica demuestra que usted tiene un alto riesgo de formar más cálculos, recibirá medicación para reducir el riesgo de recurrencia.

Cálculos de fosfato cálcico

Si usted ha tenido un cálculo de fosfato cálcico, puede tener un alto riesgo de formar más cálculos, pero este no es siempre el caso. El tipo de tratamiento que tenga depende de la causa del cálculo.

Cálculos de ácido úrico

Si usted ha tenido un cálculo de ácido úrico, tiene un alto riesgo de formar más cálculos. Comer menos alimentos ricos en purinas puede reducir las posibilidades de presentar otro cálculo. Se encuentran altos niveles de purinas en algunos tipos de pescado (como el arenque, mejillones, capellán, sardinas, anchoas), las carnes rojas y los órganos (corazón, hígado, riñón).

Recibirá medicación para mantener el valor de pH de su orina entre 6.2 y 6.8. Usted puede comprobar el valor de pH de la orina fácilmente en casa con análisis de tiras reactivas.

Cálculos de urato de amonio

Si usted ha tenido un cálculo de urato de amonio, tiene un alto riesgo de recurrencia y también puede tener una infección del tracto urinario. Recibirá antibióticos para tratar la infección y tendrá que tomar medicación para mantener sus niveles de pH entre 5.8 y 6.2.

Cálculos de estruvita y cálculos por infección

Si usted ha tenido un cálculo de estruvita o un cálculo por infección, tiene un alto riesgo de formar más cálculos. Puede que usted necesite tomar antibióticos para asegurarse de que la infección no aparezca de nuevo.

Cálculos de cistina

Si usted ha tenido un cálculo de cistina, tiene un alto riesgo de formar más cálculos. Usted tiene que beber líquidos suficientes para producir al menos 3 litros de orina al día. Comer menos sal reducirá el nivel de cistina en su orina. Recibirá medicación para aumentar el valor de pH de su orina a 7.5 o más. Además de eso, usted puede recibir medicación para reducir el nivel de cistina.

Otros cálculos

Hay otros tipos de cálculos que son muy infrecuentes. Su médico le comentará su situación individual y sus opciones de tratamiento.

Fig. 1: El tracto urinario.

Tratamiento de los cálculos renales y ureterales

A usted se le ha diagnosticado un cálculo renal o ureteral. En este sección describe las diferentes opciones de tratamiento que usted puede comentar con su médico. Juntos pueden decidir qué enfoque es el más adecuado para usted.

Los factores que influyen en la decisión son entre otros:

  • Sus síntomas
  • Las características del cálculo
  • Sus antecedentes médicos
  • El tipo de tratamiento disponible en su hospital y la experiencia de su médico
  • Su preferencias y valores personales

 

No todos los cálculos requieren tratamiento. Usted necesita tratamiento si su cálculo provoca molestias y no se elimina naturalmente con la orina. Su médico también puede recomendar tratamiento si tiene enfermedades preexistentes.

Si usted tiene un cálculo renal o ureteral que no provoca molestias, normalmente no recibirá tratamiento. Su médico le dará un calendario de visitas regulares de control para asegurarse de que su enfermedad no empeora.

Si su cálculo puede eliminarse con la orina, su médico puede recetarle medicamentos para facilitar este proceso. Este es el tratamiento conservador.

Si su cálculo continúa aumentando de tamaño o provoca dolor frecuente e intenso, usted recibirá tratamiento activo.

Tratamiento conservador de los cálculos

La mayoría de los cálculos renales o ureterales se eliminarán al orinar. No obstante, dependiendo del tamaño y localización del cálculo, puede tardar algún tiempo en eliminarse. Usted puede sufrir un cólico renal cuando se mueve el cálculo. Si tiene un cálculo muy pequeño, hay un 95% de probabilidades de que el cálculo se elimine en las próximas 6 semanas.

En general puede recordar lo siguiente:

  • Cuanto más cerca esté el cálculo de la vejiga, mayor es la posibilidad de que se elimine
  • Cuanto más grande sea el cálculo, menos posibilidades habrá de que se elimine

Existen dos opciones de tratamientos conservadores: Terapia medica expulsiva (TME) y disolución de cálculos de ácido úrico. En ambos casos usted recibe medicación.

Tratamiento expulsivo médico (TEM)

Si su cálculo puede ser expulsado con la orina, puede que su médico le recete medicamentos (llamados bloqueadores alfa o nifedipina) para ayudar a hacer que el cálculo se expulse más rápidamente y para reducir el dolor mientras se desplaza. A esto se le llama Tratamiento Expulsivo Médico (TEM) y es más eficaz para cálculos ureterales.

Durante el TEM usted debe ver a su médico de forma regular, la frecuencia depende de lo que le recomiende. El médico tiene que comprobar si el cálculo sigue desplazándose y si sus riñones siguen funcionando bien.

Disolver el cálculo

Si usted presenta cálculos de ácido úrico, puede ser posible disolver el cálculo. Esto se realiza aumentando el valor de pH de su orina para hacerla alcalina en lugar de ácida. Normalmente se receta medicación oral como citrato alcalino o bicarbonato sódico. A un nivel de pH de 7.0-7.2, el cálculo reducirá su tamaño y puede incluso disolverse completamente. Usted puede comprobar fácilmente el valor de pH de su orina en casa utilizando una prueba de tira reactiva.

 

Tratamiento activo de los cálculos

Los cálculos renales o ureterales deben tratarse si provocan síntomas. Hay 3 formas frecuentes de tratar los cálculos: la litotricia por ondas de choque (LEOC), la ureteroscopia (URS), y la nefrolitotomía percutánea (NLP).

Cuál de ellas es la mejor opción de tratamiento para usted, depende de muchos aspectos. El factor más importante son los síntomas que provoca el cálculo. Según esté el cálculo en el riñón o en el uréter, el médico puede recomendar diferentes opciones de tratamientos.

Si usted no tiene síntomas también puede recibir tratamiento si:

  • El cálculo sigue aumentando de tamaño
  • Usted tiene un alto riesgo de formar otro cálculo (véase Evaluación metabólica)
  • Usted tiene una infección
  • Su cálculo es muy grande
  • Usted prefiere el tratamiento activo

Su médico recomendará la extracción de un cálculo del uréter si:

  • Parece demasiado grande como para ser eliminado con la orina
  • Usted sigue teniendo dolor mientras toma medicación
  • Sus riñones se han parado o puede que dejen de funcionar correctamente

Litotricia extracorpórea

Litotricia extracorpórea para cálculos renales y ureterales

La LEOC se realiza con una máquina que puede romper los cálculos desde el exterior del cuerpo. Para romper el cálculo, se transmiten ondas de choque (pulsos cortos de ondas de sonido de alta energía) dirigidas al cálculo a través de la piel. El cálculo absorbe la energía de las ondas de choque y esto hace que se rompa en trozos más pequeños. Entonces los fragmentos del cálculo se eliminan con la orina (Fig. 1).

La LEOC es adecuada para más del 90% de todos los pacientes. No obstante, su éxito depende de varios factores como las características del cálculo y el estado físico del paciente.

Fig. 1: Las ondas de choque dirigidas rompen los cálculos en fragmentos.

¿Cómo se realiza la LEOC?

Se le coloca a usted en una mesa de operaciones con el costado mirando hacia el generador de ondas de choque (Fig. 2). La localización exacta de su cálculo se determina mediante ecografía o radiografía.

Fig. 2: Un tipo frecuente de máquina de LEOC.

Durante el procedimiento usted podrá oír cómo se producen las ondas de choque, que suenan como pequeños disparos. Su médico empezará con niveles de baja intensidad y aumentará lentamente la potencia de las ondas. No se necesita anestesia, pero recibirá medicación para el dolor para calmarle durante el procedimiento. La LEOC dura aproximadamente 45 minutos.

Si usted tiene un cálculo grande es bastante frecuente que necesite varias sesiones para romperlo completamente.

¿Cuándo no se recomienda la LEOC?

Hay varias contraindicaciones para la LEOC que o bien tienen que ver con su estado físico o con las características del cálculo.

La LEOC no está recomendada si:

Está usted embarazada
Usted tiene riesgo de hemorragia grave
Usted tiene alguna infección no controlada
Usted tiene tensión arterial alta no controlada
Su constitución física dificulta llegar hasta el cálculo
Usted tiene un aneurisma
Usted tiene una obstrucción anatómica en el tracto urinario, debajo del cálculo
Su cálculo es muy duro (por ejemplo cálculos de cistina)
Usted no puede eliminar el cálculo debido a su tamaño o localización

¿Estaré libre de cálculos al terminar el tratamiento?

No. La LEOC rompe su cálculo en trozos pequeños. Estos fragmentos se eliminarán con la orina durante los días o semanas posteriores a la LEOC. Usted puede recibir TEM para ayudar a que pasen los fragmentos.

¿Cómo me preparo para el procedimiento?

Su médico le informará detalladamente sobre cómo prepararse para el procedimiento. Si usted toma alguna medicación para prevenir la coagulación de la sangre, consulte con su médico si tiene que dejar de tomarla antes del procedimiento. No coma nada 4 horas antes del tratamiento.

¿Cuánto tiempo me llevará volver a mis actividades diarias normales?

Lo habitual es que usted pueda regresar a sus actividades normales inmediatamente después del tratamiento. No obstante, asegúrese de tomar un descanso el día del procedimiento. Si usted ha recibido medicación contra el dolor o calmantes, no conduzca ni trabaje con ningún otro vehículo de motor dentro de las siguientes 24 horas después de la LEOC.

Si usted no siente dolor, es importante que beba más que de costumbre para limpiar los fragmentos del cálculo. Trate de beber más de 2 litros de agua al día. Si usted tiene cólico renal, consulte a su médico cuánto tiene que beber. No beba nada de alcohol en las primeras 24 horas después del procedimiento.

Usted debe filtrar la orina para recoger los fragmentos del cálculo para analizarlos.

Su médico le dará un calendario de visitas regulares de control durante las primeras semanas después de la LEOC.

Usted tiene que volver inmediatamente al hospital si:

  • Presenta fiebre
  • Siente dolor en el riñón o en el costado
  • Sigue teniendo sangre en la orina transcurridos más de 2 días después del tratamiento

 

Ventajas Desventajas
  • Bajo riesgo de complicaciones
  • No se necesita anestesia
  • No elimina el cálculo. Los fragmentos del cálculo se eliminarán durante los siguientes días o semanas, lo que puede provocar cólico renal
  • Puede necesitar varias sesiones para los cálculos grandes

Nefrolitotomía percutánea

Nefrolitotomía percutánea (NLP) la NLP es una cirugía para extraer cálculos grandes directamente del riñón. La ventaja es que se extraen incluso cálculos muy grandes en una sola operación (Fig. 1a y b). La NLP se realiza bajo anestesia general.

Fig. 1a: Se utiliza un nefroscopio para retirar cálculos grandes directamente del riñón. Fig. 1b: Los fragmentos del cálculo se extraen en un solo procedimiento con un nefroscopio.

No obstante, en comparación con la LEOC y la URS es más invasiva y hay un riesgo mayor de complicaciones. Las complicaciones más frecuentes con la NLP son hemorragia y fiebre.

¿Cuándo debo considerar la NLP?

La NLP debe considerarse si su cálculo es muy grande (mayor de 2 centímetros) y no se ha desplazado al uréter. Su médico también comentará la NLP como opción de tratamiento si:

  • Usted tiene más de un cálculo
  • Su cálculo es muy duro

¿Cómo se realiza la NLP?

La NLP se realiza bajo anestesia general. Mientras está anestesiado, el médico punciona el riñón con una aguja a través de la piel. El médico hace el canal de punción lo suficientemente grande para insertar el nefroscopio. Dependiendo del tamaño del cálculo, este se extrae completamente o se rompe primero en trozos más pequeños. La fragmentación del cálculo se realiza con láser, ultrasonido o un litotriptor neumático (que funciona como un pequeño martillo neumático). En este momento se extraen todos los fragmentos de cálculo. Algunas veces se coloca un catéter doble J (Fig. 2) o un tubo de nefrostomía percutánea (Fig. 3) para que la orina pueda salir del riñón.

¿Cuándo no se recomienda la NLP?

La NLP es un procedimiento seguro y eficaz pero hay algunas contraindicaciones porque se accede al cálculo directamente a través de la piel. Si usted toma medicación para evitar los coágulos sanguíneos, debe dejar de tomarla antes del procedimiento. No obstante, siempre es importante comentar su situación individual con el médico. Además, la NLP no está recomendada si está usted embarazada o si su constitución física dificulta llegar hasta el cálculo.

¿Cómo me preparo para el procedimiento?

Su médico le informará detalladamente sobre cómo prepararse para la operación. Usted no debe comer, beber o fumar en las 6-8 horas previas al procedimiento para prepararse para la anestesia general.

¿Cuánto tiempo me llevará volver a mis actividades diarias normales?

Después de la NLP usted estará en el hospital algunos días. En caso de que tenga un tubo de nefrostomía percutánea, se le dará de alta cuando el médico o el personal de enfermería puedan retirarlo. Su orina puede tener algo de sangre durante un par de días. No planifique ningún ejercicio físico las dos primeras semanas después del procedimiento.

Usted tiene que volver inmediatamente al hospital si:

  • Presenta fiebre
  • Siente dolor en el riñón o en el costado
  • Sigue teniendo sangre en la orina después de una semana de la operación

Fig. 3a: Se utiliza un tubo de nefrostomía percutánea para drenar la orina directamente desde el riñón a la bolsa de catéter. Fig. 3b: Un tubo de nefrostomía percutánea dentro del riñón.

 

Ventajas de la NLP
Se pueden extraer incluso cálculos muy grandes completamente en una sola operación
Desventajas de la NLP
Requiere anestesia general
Dejará una cicatriz
Mayor estancia en el hospital

 

 

 


Ureteroscopía

La Ureteroscopía (URS) es un tipo de tratamiento que se realiza con un endoscopio de calibre pequeño. La URS es un procedimiento frecuente, las tasas de éxito son muy altas y el riesgo de complicaciones es bajo. Para la URS usted recibirá anestesia general o localgeneral o local Una vez que está anestesiado, el médico introduce el endoscopio en su vejiga a través de la uretra sin realizar ninguna incisión en su cuerpo. El cálculo se extrae utilizando una “cesta” especial (Fig. 1).

Fig. 1: Se extrae un cálculo del uréter utilizando una cesta.

¿Cómo se realiza la URS?

Para la URS usted recibirá anestesia general, raquídea o intravenosa. Una vez que está anestesiado, el médico introduce el endoscopio en su vejiga a través de la uretra sin realizar ninguna incisión en su cuerpo. Dependiendo de la localización del cálculo, se utiliza un ureteroscopio rígido o flexiblerígido o flexible Un ureteroscopio flexible le permite al médico llegar prácticamente a cualquier punto dentro del riñón (Fig. 2).

Cuando se identifica el cálculo, puede extraerse utilizando una “cesta” especial. Si el cálculo es demasiado grande para extraerlo completamente, puede ser fragmentado por medio de láser, ultrasonidos, o un litotriptor neumático (que funciona como un pequeño martillo neumático). De esta manera se retiran todos los fragmentos de cálculo.

Dependiendo del resultado de la operación, puede que el médico tenga que colocar un catéter doble J en el uréter para que la orina pueda fluir a través del sistema urinario (Fig. 1). El catéter se retirará cuando el flujo de orina vuelva a ser normal. Esto puede durar entre varios días y algunas semanas.

Fig. 2: Un ureteroscopio flexible le permite a su médico llegar prácticamente a cualquier punto dentro del riñón.

¿Cuándo debo considerar la URS?

Si su cálculo no es grande (generalmente menos de 2 centímetros), la URS es una alternativa a la LEOC. Aunque la URS es más invasiva que la LEOC y requiere anestesia, es una opción de tratamiento segura y eficaz para los cálculos renales y ureterales. Como los fragmentos del cálculo se extraen durante el procedimiento, usted no tiene que expulsarlos después. Usted tiene muchas posibilidades de no tener más cálculos después de una única operación. Su médico le comentará las diferencias entre la LEOC y la URS en su situación individual.

¿Cuándo no se recomienda la URS?

Hay pocas contraindicaciones para la URS. Por lo general puede practicarse en casi todos los pacientes, siempre que su estado permita la anestesia y no tenga una infección no tratada del tracto urinario. La URS también puede realizarse sin interrumpir la medicación anticoagulante. No obstante, siempre es importante comentar su situación individual con el médico.

¿Cómo me preparo para el procedimiento?

Su médico le informará detalladamente sobre cómo prepararse para la operación. Usted no debe comer, beber o fumar en las 6-8 horas previas al procedimiento para prepararse para la anestesia.

¿Cuánto tiempo me llevará volver a mis actividades diarias normales?

Normalmente usted puede abandonar el hospital 2 días después del procedimiento y regresar a sus actividades diarias normales. Su orina puede contener algo de sangre durante un par de días. Si se colocó un catéter doble J durante el procedimiento, su médico lo retirará cuando su flujo de orina vuelva a ser normal.

Usted tiene que volver inmediatamente al hospital si:

  • Presenta fiebre
  • Siente dolor en el riñón o el costado
  • Ventajas de la URS
  • Extracción inmediata de los cálculos
  • Bajo riesgo de complicaciones
  • Desventajas de la URS
  • Requiere anestesia
  • Hay un pequeño riesgo de dañar el uréter

Prevención de la recurrencia de cálculos renales

Algunos pacientes que han tenido cálculos renales o ureterales pueden formar más cálculos en el futuro. Después de que su cálculo se haya eliminado o haya sido extraído, su médico determinará si usted tiene un alto riesgo de recurrencia. Para hacer esto, tendrá que analizar el cálculo. Además, el médico consultará los resultados de sus análisis de orina y sangre que se realizaron antes del tratamiento.

Si usted tiene un alto riesgo de recurrencia (ver Causas de cálculos renales), el médico le realizará una serie de pruebas específicas de sangre y orina.

Consejos generales de estilo de vida para prevenir la aparición de cálculos

Incluso si tiene un riesgo bajo de formar otro cálculo, su médico y el personal de enfermería le aconsejarán que haga algunos cambios en el estilo de vida. Estas medidas reducen el riesgo de tener otro cálculo y mejoran su salud en general. El siguiente consejo es para adultos.

Beba más

  • Asegúrese de beber entre 2,5 y 3 litros al día
  • Beba uniformemente durante todo el día
  • Elija bebidas de pH neutro, como agua o leche
  • Controle cuánto orina. Debe ser entre 2 y 2,5 litros al día
  • Controle el color de la orina: debe ser claro
  • Beba aún más si vive en un clima cálido o realiza mucho ejercicio físico. Esto le ayudará a equilibrar su pérdida de fluidos

Adapta su dieta

Dependiendo de su situación individual, su médico le puede recomendar que adapte su dieta. Es importante comentar esto primero con su médico.

  • Tenga una dieta equilibrada y variada
  • Coma muchas verduras, fibras y frutas (especialmente frutas cítricas)
  • Intente comer más alimentos bajos en oxalato como huevos, lentejas, arroz blanco, manzanas peladas, uvas, coliflor, calabacín, etc.
  • Asegúrese de que su dieta contiene una cantidad suficiente de calcio (alrededor de 1000 miligramos al día). No obstante, tenga cuidado con los suplementos de calcio y consulte siempre a su médico o personal de enfermería para que le aconsejen
    Reduzca la cantidad de sal en su dieta (no más de 3 a 5 gramos al día)
  • No coma demasiada proteína animal, especialmente carne de animales jóvenes. En lugar de eso, coma más proteína vegetal, que se encuentra por ejemplo en el aguacate, la coliflor o los guisantes
  • Mantenga un peso sano (su índice de masa corporal debe estar entre 18-25 kg/m2)

Hábitos saludables

Adoptar un estilo de vida saludable siempre es una buena idea.

  • Intente hacer ejercicio 2 ó 3 veces a la semana
  • Evite el estrés

Situaciones de emergencia en cálculos renales y ureterales

Cólico renal agudo

El cólico renal es una situación aguda y dolorosa provocada por un cálculo que bloquea el uréter. Acuda a su médico de familia o al centro de urgencias más cercano lo antes posible para aliviar el dolor.

Fig.1: Se inserta un catéter doble J para que la orina pueda fluir a través del tracto urinario.

El dolor se alivia normalmente con AINES (fármacos antiinflamatorios no esteroideos), que usted puede tomar como comprimidos o supositorios. Si este primer paso de tratamiento no es eficaz, recibirá analgésicos más fuertes llamados opioides. Normalmente se inyectan directamente en la vena. El inconveniente de los opioides es que pueden provocar náuseas.

En algunas ocasiones, los fármacos no funcionan. En este caso, el médico puede tener que evacuar la orina desde el riñón. A esto se le llama descompresión.

Hay dos métodos de descompresión:

  • Colocando un catéter doble J en el uréter a través de la uretra (Fig.1)
  • Insertando un tubo de nefrostomía percutánea en el riñón directamente a través de la piel (Fig. 2a y 2b)

Ambos métodos son igual de eficaces.

Riñón obstruido e infectado

Si usted tiene cólico renal junto con fiebre o si se siente anormalmente cansado, debe acudir inmediatamente al departamento de urología más cercano. Se le realizarán análisis de sangre y orina para comprobar si tiene un riñón obstruido e infectado.
Si lo tiene, necesita descompresión inmediata para aliviar la presión del riñón. Después de la descompresión recibirá antibióticos para quitar la infección. Solo recibirá tratamiento para retirar el cálculo una vez que haya desaparecido la infección.

Fig. 2a: Se utiliza un tubo de nefrostomía percutánea para drenar la orina directamente desde el riñón a la bolsa de catéter. Fig. 2b: Un tubo de nefrostomía percutánea dentro del riñón.

 

entrando en esta web acepta las condiciones de uso y el uso de cookies mas información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar